LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Domingo de Pentecostés: Pascua Granada
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

domingo, 27 de mayo de 2012

Domingo de Pentecostés: Pascua Granada



La fiesta de pentecostés originalmente se denominaba “fiesta de las semanas” y tenía lugar siete semanas después de la fiesta de los primeros frutos. Las siete semanas representaban cincuenta días; de ahí el nombre de Pentecostés (que significa cincuenta) que recibió más tarde. Se celebraba al terminar la cosecha. En su origen era una fiesta de acción de gracias por la cosecha recogida, pero pronto se le añadió otro sentido: conmemorar la Alianza hecha entre Dios y el pueblo en el monte Sinaí.

Y es en esta fiesta judía, donde el autor del libro de los Hechos coloca la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles. Y es a partir de este gran acontecimiento, cuando Pentecostés se convierte, también, en la fiesta cristiana más grande, juntamente con la Pascua de Resurrección. Por eso se la llama también “segunda Pascua”.

Tanto la primera lectura como la del Evangelio nos relatan la venida del Espíritu Santo de una manera muy llamativa, para darnos a entender su importancia y los efectos que produjo. Animados por el Espíritu, los apóstoles pierden el miedo, y comienzan a hablar públicamente de Jesús, a formar comunidades que le siguen, y a correr todos los riesgos y peligros que hiciese faltas por predicar la Buena Noticia de la muerte y Resurrección del Señor. Todos ellos fueron perseguidos y martirizados.

Nosotros, hoy día, celebramos el impulso que recibió la Iglesia naciente; y celebramos el haber recibido el mismo Espíritu Santo en el Bautismo y la Confirmación.

Decía Pablo, en la Carta a los Corintios, que nadie puede decir”Jesús es el Señor”, si no es bajo la acción del Espíritu santo. El Espíritu Santo es el que anima y dirige la Iglesia, y es también el que actúa en nosotros para nuestra santificación.

Pero como dice, también, San Pablo en la misma Carta: “a cada uno se nos manifiesta para el bien común. Porque lo mismo que el cuerpo humano es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos y distintos, forman un solo cuerpo, así también s Cristo. Todos hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo. Y todos hemos bebido de un mismo Espíritu”.

Formar parte del mismo cuerpo, significa que todos somos solidarios en el ser y actuar de ese cuerpo. Y todos sus miembros colaboran al bien de los otros. Si tuviésemos claro esto, seríamos más solidarios, nos preocuparían un poco más los demás, porque como ya hemos recordado: “el Espíritu se nos da para el bien común”.

Cuando un miembro del cuerpo sufre, todo el cuerpo se resiente y sufre. Así también, cuando uno de los hombres, hermanos nuestros, sufre, los demás deberíamos sufrir con él, y tratar de ayudarle en su dolor. La solidaridad de los miembros del cuerpo humano, nos enseña a ser solidarios con todos. Hoy, en esta gran fiesta de Pentecostés, debemos tomar con ciencia de lo que significa ser Iglesia, de lo que es ser todos miembros de Cristo. Y se debe afianzar en todos, la solidaridad espiritual y material. Es fiesta de comunión, guiados por el Espíritu.

Félix González


WebJCP | Abril 2007