LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Palabra para la Misión: Creer en el Resucitado exige comprometerse por el hombre
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

sábado, 7 de abril de 2012

Palabra para la Misión: Creer en el Resucitado exige comprometerse por el hombre


Domingo de Pascua de Resurrección
Año B – 8.4.2012 / Por EUNTES

Hechos 10,34.37-43 / Salmo 117 / Colosenses 3,1-4
Juan 20,1-9

Reflexiones

El mensaje misionero de las fiestas pascuales es evidente: Pascua es el paso del hombre-Dios de la muerte a la vida; es el anuncio de un Diosque muere en cruz y que resucita, para que todos los pueblos tengan vida en abundancia (cf Jn 10,10). Pascua es la clave de lectura del misterio más tremendo: el misterio de la muerte y de la vida. La aventura del Dios-en-carne-humana culmina sobre el Calvario y encuentra luz en el sepulcro vacío: ¡porque Cristo ha resucitado! Una vida nueva ha comenzado en Él; una nueva manera de vivir, de esperar y amar ha comenzado también para todos los que creen en Él. Desde entonces, comenzó un nuevo modo de relacionarse: con Dios, entre los seres humanos, con el cosmos, con las fuerzas del bien y las del mal… Nuevas relaciones, nuevo estilo de vida, nuevas certezas, nuevos métodos y estrategias… El mundo no puede ser el mismo, como si Cristo no hubiera resucitado… ¿Qué es lo que ha cambiado? ¿Qué puede, más aún, debe cambiar? ¿Y quién va a ser el artífice de tales transformaciones? ¿Con qué fuerzas? ¿Sobre qué bases? ¿Con qué criterios? Todas estas preguntas tienen una sola respuesta: ¡una vida mejor es posible para el que cree en Cristo, muerto y resucitado!


De la experiencia de vida nueva en Cristo nace también el compromiso misionero del anuncio y del compartir. La misión universal a todos los pueblos nace de la Pascua. En efecto, Jesús hace el envío de los apóstoles a las gentes y al mundo entero, durante sus apariciones después de la resurrección: Mt 28, Mc 16, Lc 24, Gv 20. De la gozosa experiencia de adhesión al Resucitado nace el servicio gozoso a los hermanos; nace y se fortalece la entrega a la Misión. Creer en la resurrección de Cristo conlleva comprometerse por la resurrección del hombre. Dos eminentes cristianos de nuestro tiempo, el patriarca Atenágoras y Olivier Clément, ambos comprometidos en los frentes de la fraternidad y del ecumenismo, han dialogado sobre el sentido y las consecuencias de la fe en la resurrección de Jesús, para la vida del mundo y para la Misión de la Iglesia. La siguiente página recoge algunas notas de esos diálogos.

« - Los grandes problemas, los problemas trágicos que la humanidad de hoy debe afrentar, ¿cómo relacionarlos con el milagro de la resurrección?

- Una tercera parte de la humanidad tiene hambre. Al hambre de los cuerpos se une el hambre de las almas: dos terceras partes de la población del globo no han aprendido todavía a conocer el nombre de Cristo. En los países que se dicen cristianos, impera una inmensa divergencia entre el Evangelio por un lado, el modo de vivir de los cristianos por el otro, y además hay los opuestos avances y tendencias de la sociedad. ¿Cómo relacionar todo esto con la resurrección? ¡Esto es evidente! Los que se dicen cristianos no viven la resurrección, no son personas resucitadas. Han perdido el Espíritu del Evangelio. Han hecho de la Iglesia una máquina, de la teología una pseudo-ciencia, del cristianismo una moral vaga. Volvamos a encontrar y a revivir la teología ardiente de San Pablo: «Al igual que Cristo fue resucitado de entre los muertos, así también nosotros, que fuimos bautizados en Él, vivamos una vida nueva» (cf Rom 6,4). Si los que creen en el Resucitado llevan en sí mismos esta energía de vida, entonces se podrán hallar soluciones a los problemas que angustian hoy a los hombres...

Se trata, en primer lugar, de formar al hombre interior, hacerlo capaz de una adoración creadora. Se necesitan personas que hagan la experiencia, en el Espíritu Santo, de la resurrección de Cristo en cuanto luz del cosmos y sentido de la historia. De esa fuerza interior brotará un impulso que dará sentido a los valores humanitarios, a los grandes proyectos sociales... Aquí está todo: inaugurar en sí mismos una vida nueva, vestir el alma con un traje de fiesta. Entonces tendremos las manos llenas de dones fraternos para quienes sufren el hambre en el cuerpo o en el alma ».


« - Pero. ¿dónde encontrar al Resucitado, a fin de entrar en comunión con Él, para que ríos de agua viva broten de nosotros, como dice el Evangelio?

- Cristo está en todas partes. Desde la resurrección en adelante, toda la historia humana se desarrolla en Él, lo busca, lo celebra, lo combate, lo niega, lo vuelve a encontrar. Su presencia secreta, la revelación que nos trae, se han convertido en el fermento de toda la existencia humana. ¿Recuerdan el cap. 25 de Mateo: «Tuve hambre, y ustedes me dieron de comer... Toda vez que lo han hecho a uno de estos mis hermanos pequeños, a mí me lo hicieron...»? Comentando este pasaje, san Juan Crisóstomo nos dice que el pobre es el sacramento de Cristo, que Cristo se encarna en el pobre. Cristo está presente cada vez que se realiza un verdadero encuentro, toda vez que se manifesta un poco de amor, toda vez que se alcanza con desinterés la justicia o la verdad, toda vez que la belleza dilata el corazón del hombre ».

(ATENAGORAS, patriarca de Constantinopla, en O. Clément
Diálogos con Atenágoras, Brescia 1995, pp. 151-155



Siguiendo los pasos de los Misioneros

- 8/4: Pascua de Resurrección de Jesucristo, Redentor y Salvador de todos los pueblos. Alleluia!
- 8/4: Día Mundial de los Rom y de los Sinti.
- 9/4: B. Tomás de Tolentino (ca. 1260-1321), sacerdote misionero franciscano, que llegó hasta China y fue martirizado en India.
- 9/4: Recuerdo de Dietrich Bonhoeffer (1906-1945), teólogo luterano alemán, símbolo de la resistencia ante el nazismo, muerto en el campo de concentración de Flossenburg.
- 11/4: Memoria de Tertuliano de Cartago (Túnez, 155-220 ca.), apologista y teólogo; demostró la injusticia de las persecuciones contra los cristianos. Decía: “sanguis martyrum semen christianorum”.
- 11/4: S. Estanislao, obispo de Cracovia y mártir, asesinado (+1079) mientras estaba celebrando la Santa Misa; es patrono de Polonia.
- 12/4: S. Zenón, de origen norteafricano, octavo obispo de Verona (+376/380 ca.), combatió el paganismo, el arrianismo y otras herejías, y “guió la ciudad al bautismo de Cristo”.
- 12/4: S. Teresa de Jesús (Juana Fernández Solar, 1900-1920), de ‘Los Andes’ (Chile), monja carmelita, fallecida a los 20 años de tifus.
- 13/4: B. Scubilion (Jean Bernard) Rousseau (1797-1867), religioso francés de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, misionero, “catequista de los esclavos” en la isla de la Reunión (Oc. Índico).


WebJCP | Abril 2007