LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: LA HOMILÍA MÁS JOVEN: ESPERANZADOS
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

jueves, 26 de abril de 2012

LA HOMILÍA MÁS JOVEN: ESPERANZADOS


IV Domingo de Pascua (Jn 10. 11-18) - Ciclo B
Por Pedrojosé Ynaraja

1.- Poco antes de empezar a redactar este mensaje-homilía que cada semana os dirijo, he leído un artículo, escrito por uno de tantos sacerdotes que en el mundo han sido o, mejor dicho, que en el mundo son, o somos, parodiando a Fray Luis de León. Tenía ya pensado lo que os iba a decir, pero me veo obligado a empezar de otra manera. Como es frecuente hoy, el autor se refería al Papa Juan XXIII con grandes elogios y recordaba que ya en los inicios del Concilio Vaticano II, se había referido con cierto enojo a los profetas de calamidades, que todo lo ven negro y a los que en el mismo discurso inaugural descalificó. Lo curioso del caso es que el mismo autor del que estoy hablando, arremetía y no dejaba títere con cabeza, de los papas y movimientos que han seguido a continuación, es decir, se comportaba como ave de mal agüero, género que acababa de desacreditar y condenar. Como es su costumbre, ignora, o quiere que los lectores ignoren, tantas y tantas realidades maravillosas de nuestra Iglesia actual. Y, ya sabéis que, por mucho que se repita una falsedad, no por ello se convierte en verdadera. Os he escrito esto, mis queridos jóvenes lectores, para que estéis advertidos y no os debéis dejar engañar, por muy públicas, escritas, radiadas o televisadas que sean unas sentencias.

2.- No me canso de repetiros lo que un día me dijo el arzobispo Helder Cámara y que la historia posterior ha ratificado. Nunca la Iglesia ha tenido tanta vitalidad, pues nunca ha tenido tantos mártires. Y añadía, se ha calculado que los de hoy, superan a los de las épocas de las persecuciones romanas. Recientemente, en ensayos y discursos se ha difundido, que calculados globalmente y encasillados en el periodo de un año, cada cinco minutos, muere mártir un cristiano. Ellos son las flores de la Iglesia y los contemplativos las hojas que la oxigenan espiritualmente (pedir a Dios que haya mártires, por mucho que los admiremos, no lo haríamos con total sinceridad. Desear que se consagren e intercedan por nosotros monjes y monjas, nos resulta grato y fácil. No os olvidéis de hacerlo).

3.- La reprimenda del buenazo y rudo Pedro, inicia las lecturas de hoy, pero observaréis, mis queridos jóvenes lectores, que el Jesús que predica el Apóstol, y que dice es quien ha curado al paralítico, no se lo queda para él y su grupito. Al inicio de su predicación, el verbo se conjuga en segunda persona de plural, pero acabará expresándose en primera de también plural. El Señor es la piedra rehusada y afirma que Él solo es el único que puede salvarnos. Tal vez os interese más la segunda lectura. Reconoceréis que un día dijisteis que un maestro no os entendía, más tarde afirmabais que eran vuestros padres, otro día era todo el mundo el que no os comprendía. Tal vez hayáis llegado a la etapa en que uno reconoce que no se entiende a sí mismo. Este proceso nos angustia a todos los que no somos caraduras. Pues bien, no hay que desesperarse, la Palabra de Dios nos dice que un día nos encontraremos con Él, que es nuestro Padre y que descubriremos al verle, que somos semejantes a Él ¡anda ya! ¿Qué religión de origen humano, por prestigio poder y multitud de adeptos que tenga, se le ha ocurrido afirmar que Dios es nuestro Papaíto?

4.- El lenguaje de Jesús en la tercera lectura, a la mayoría de vosotros no os resultará del todo comprensible. El Señor y sus oyentes, pertenecían a un pueblo de cultura pastoril. Sus ancestros eran beduinos. En Israel abundaban los pastores que cuidaban sus ganados acompañándolos día y noche, a veces tocándoles dormir al raso. Todavía, cuando viajamos por Tierra Santa, vemos estampas semejantes. Pero, entre nosotros, la cría del ganado se hace en establos, total o parcialmente. Yo he tenido la suerte de relacionarme no hace muchos años con pastores de montañas pirenaicas, de ganado vacuno, o de páramo y en este caso cuidaban corderos y ovejas. Nos asombra, a los que vivimos en otros ambientes, descubrir como son capaces de distinguir a cada animal y como cada uno de estos reconoce y recuerda a su pastor, pese a que en ocasiones se entremezcles con otros rebaños. Se establece una relación de respeto y aprecio entre los animales y su pastor y es esto lo que quiere el Señor que tengamos en cuenta: que nos ama con cariño a cada uno individualmente, que no huye cuando le necesitamos (a veces, estando muy próximo a nosotros, no somos conscientes de ello, pero no nos abandona nunca).

5.- Quien no pertenece al Señor fácilmente se extravía. Él quiere acogernos a todos y que disfrutemos de su amor y de la hermandad que de ello se deriva. Si en aquel tiempo se lamentaba el Maestro de la división que había, hoy el espectáculo es más complejo. Sin que resulte noticia que aparezca en titulares, podemos sentirnos gozosos de los esfuerzos que nuestro Papa Benedicto XVI hace para que se haga realidad la unidad que el Señor desea. Gestos hace que le humillan y acepta la humillación. Otros son incomprendidos o no aceptados por aquellos que quieren ser los únicos y que los que estén en la Iglesia sean idénticos a su proceder, olvidando que dijo que en la Casa del Padre hay muchas mansiones, implícitamente aseguraba que no todas eran idénticas. Lo que importa no es la uniformidad exterior, lo importante es vivir de acuerdo con la misma Fe, llenos de Esperanza y de Amor, pese a las diferencias que nos diversifiquen. Que la belleza de un jardín se logra gracias al buen orden y colocación de las diferentes flores.


WebJCP | Abril 2007