LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: LA HOMILÍA MÁS JOVEN: MIÉRCOLES DE CENIZA, MENSAJE Y HOMILÍA
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

martes, 21 de febrero de 2012

LA HOMILÍA MÁS JOVEN: MIÉRCOLES DE CENIZA, MENSAJE Y HOMILÍA



1.- Me temo, mis queridos jóvenes lectores, que si en un examen os propusieran que definierais y comparaseis la Cuaresma y el Ramadán, nuestro santo tiempo, quedaría bastante mal parado. Y no olvidéis que es uno de los más antiguos “inventos” cristianos. Palmo más, palmo menos, es tan vetusto como la Pascua. Sé que exagero, pero no quiero corregirme, porque para entender el significado del periodo que antecede a la Gran Fiesta, es preciso conocerla con todo su esplendor.

Otro ejemplo de supina ignorancia. Preguntad, preguntaos, mis queridos jóvenes lectores, de que sabéis mas, en que participáis con más ahínco, cual tiene más atractivo para vosotros, el Carnaval o el Triduo Sacro. Y el primero pierde el sentido, si no se conoce qué es el segundo. Que la gente no se pregunta porque hace tantas payasadas, no os extrañe, es una de las pruebas del ínfimo peldaño espiritual donde está situado nuestra cultura. En llegando el buen tiempo, cuando el aligerarse de ropa descubre defectos corporales, hay quienes se afanan a someterse a regímenes alimenticios, o a ejercicios corporales, para conseguir un cuerpo esbelto.

2.- Ante el asombroso testimonio de Cristo en su Pasión y la triunfante resurrección de Jesús, debemos sacar lo mejor de nuestro atuendo, adiestrarnos para los mejores ejercicios que nos conduzcan al triunfo, desprendernos de la falsedad de tantos procederes a los que no damos importancia, porque los que nos rodean, los amigos, los compañeros, los poderosos y los políticos, los consideramos peores que nosotros.

Cuando navegando por Internet topo con una web o un blog, me intereso siempre por el apartado que uno acostumbra a encontrar en el inicio y que suele titularse, quienes somos o quien es el autor. ¡Qué parrafadas de autobombo escriben ellos sobre sí mismos con frecuencia! A los viejos edificios generalmente se les han pegado muchos adornos, arrancarlos periódicamente es una exigencia. Pierden suciedad y se descubre lo fundamental de la construcción, es la manera de ver como es nuestro ser, que salud espiritual conserva.

3.- El santo tiempo de cuaresma es un periodo de desintoxicación, de mejorar, de crecer. Os podéis preguntar de donde viene la cifra de cuarenta. Cada cultura, cada periodo de tiempo, mide las cosas por un sistema propio. Seguramente que nuestra manera de contar deriva de la primitiva manera de hacerlo, con los dedos de las dos manos, de aquí que la base sea decimal. Este es el sentido de cantidad, pero no el único significad de las cifras. Otro es el simbólico, que le añade relieve. La antigua civilización del Medio Oriente, había escogido algunas que, sin adentrarnos en la Cábala, podemos desentrañar. Pero como no quiero hoy alargarme, no os describiré el simbolismo del uno, tres, siete, etc. Me limito a deciros que el numero 40 representa no únicamente 39+1, significa también cambio de un periodo a otro.

Cuando uno cambia de domicilio, de estudios, de amistades o de enamoramiento, debe asumir una labor de limpieza, de mejora, de olvido y de estudio, que a veces no resulta fácil. Debemos prepararnos para cambiar de vida la próxima Pascua, este debe ser nuestro deseo, ni más, ni menos.

4.- El cursillo tiene tres exigencias: intensificación de la oración, limosna de la manera que sea, y ayuno. Y estas dos últimas prácticas mencionadas no son ejercicios masoquistas. Desprenderse de lo que uno tiene, para darlo a otro que de aquello carece, es un ejercicio de estiramiento espiritual. Semejante al que hacen los futbolistas cuando se entrenan. Preparar el ánimo para sortear ambiciones sin dejarse atrapar, pensar y ver en el necesitado al mismo Cristo y acercarnos libres del lastre de la riqueza. (Ojo, mis queridos jóvenes lectores, no olvidemos que somos ricos. El solo hecho de saber leer y poder comer cada día, ya nos sitúa en el campo de los afortunados). Ayunar de comidas comunes para ingerir aquellas que mejoraran la línea, con la única finalidad de satisfacer la vanidad, eso sí que es absurdo. Privarse de placeres para domesticar el cuerpo, para poder ayudar mejor al prójimo que sufre el aguijón del hambre, es identificarse con el Señor, que se sacrificó por nosotros generosamente. Al lado del Maestro, no lo ignoréis, mis queridos jóvenes lectores, es contagiarse de sus virtudes y aprender de su doctrina.

Excepto en la ausencia general del silencio, en todo lo demás, creo yo, hemos progresado facilitando el progreso espiritual, quiero decir que tenemos más conocimiento del valor de estas tres exigencias practicadas, eso sí, modestamente, casi ocultamente, sin alardear de santos, ni creérnoslo.


WebJCP | Abril 2007