LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Evangelio Seglar para el Domingo VIIº del Tiempo Ordinario (19 - Febrero - 2012)
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

viernes, 17 de febrero de 2012

Evangelio Seglar para el Domingo VIIº del Tiempo Ordinario (19 - Febrero - 2012)


Publicado por Ciudad Redonda

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Continuamos el texto de Marcos por donde lo dejamos el domingo pasado, aunque cambiemos de capítulo, y nos encontramos a Jesús de vuelta a la casa de Cafarnaúm y rodeado de gente como cuando se fue. Se nos descubrirá que en ese grupo hay unos escribas o letrados.
Un grupo de cinco personas no pueden sortear el corro y abren un boquete en la frágil azotea de la casa, descolgando a uno de ellos, paralítico, ante Jesús. Jesús interpreta esta acción como una expresión de fe, de confianza en él.
Por la fe, Jesús perdona de parte de Dios los pecados al paralítico. Curiosamente, nadie ha hablado de pecados ni nadie ha pedido perdón. Lo que se podía esperar era una curación, pero ésta no sucede inmediatamente, por lo que tampoco se puede suponer un automatismo entre enfermedad-pecado y perdón-curación.
Ante la acusación de blasfemia -porque sólo Dios puede perdonar pecados-, Jesús cura al hombre para mostrar que tiene esa autoridad.

COMENTARIOS DE SEGLARES

DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(Matrimonio con dos hijos, trabajan ambos, pertenecen a movimiento conyugal)

Hoy queremos resaltar las figuras, por supuesto nada principales, de “esos cuatro” que en mitad del gentío llevaban la camilla del paralítico hasta que hicieron posible el encuentro directo con Jesús, porque es quizás en ellos, en su ejemplo y labor incansable, donde nos podamos situar como padres.
Bien sabemos que es tan solo el encuentro personal con Jesucristo el que nos sana y transforma, pero qué reto tan bonito facilitar a nuestros hijos ese momento...llevarles su “camilla”, apartar las tejas de su camino, abrir boquetes por donde pueda colarse la buena nueva, ser capaces de que entre tanta multitud y tanto barullo, que distrae, descubran a Jesús, se dejen mirar y oigan su llamada sanadora…y todo esto, por supuesto, sin ser “actores principales”.

DESDE LA SOCIO-ECONOMÍA
(hombre, casado, con tres hijos, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)

Para poder cambiar la realidad hay que ser arriesgados, como los hombres que descolgaron al paralítico. Y tener la fe que ellos mostraban en que las cosas podían cambiar. Cuando existe esa determinación y esa fe, Jesús responde rescatando a la persona de su exclusión social, infundiendo fuerzas para que salga por sí mismo de la situación de postración en la que se encuentra. Y estoy convencido de que Jesús siempre está presente cuando de la liberación y dignidad humanas se trata. Y en la situación financiera-económica-social que vivimos es más necesario que nunca arriesgarse y tener fe en que la política y la economía deber estar al servicio de las personas, y sobretodo, de las más vulnerables y aplastadas. Existen realidades, asociaciones, empresas, productores, consumidores responsables, finanzas justas... que así lo demuestran. Y nosotros podemos ayudar a que se expandan y crear nuevas realidades transformadoras.

PARA REZAR
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te damos Gracias, Señor Dios nuestro, porque tu Perdón
es siempre más grande que nuestros pecados.
¡Sólo Tú, Señor, nos transformas y liberas!
Gracias porque Tú nos amas sin condiciones
y perdonas nuestros pecados y debilidades
que nos impiden caminar con libertad.
Gracias porque con la fuerza de tu Misericordia,
logramos avanzar sin miedo cada día
por el sendero de la vida junto a más hermanos.
¡Gracias por el don de la Fe que nos has regalado,
y porque Tú nos recuerdas hoy que la Fe verdadera
es capaz de superar todos los obstáculos.
Te damos Gracias y te alabamos, Señor,
porque tu Palabra de Vida Verdadera
llega a nuestros corazones y nos motiva.
Ayúdanos Tú, Señor y Dios nuestro,
a ser personas activas que caminen siempre
anunciando la alegría de tu Evangelio
y llevando tu Esperanza a nuestros hermanos.
Danos tu Fuerza para caminar sin cansancio
y poder acercarnos cada vez más a Ti,
buscándote a través de la oración y la Eucaristía,
y confiando siempre en tu Amor y Misericordia,
para reconciliarnos contigo en esos momentos
que nuestros pecados, miedos, dudas y dificultades,
nos asaltan el corazón e intentan alejarnos de Ti.
¡Ponemos nuestra confianza en Ti, Dios nuestro,
sabiendo que jamás vas a defraudarnos! Amén

PARA VIVIR ESTA SEMANA
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Imaginaros la cara de los que descolgaban la camilla y la del pobre paralítico cuando Jesús le dice: "Como premio a la fe que habéis mostrado, a ti paralítico, te perdono tus pecados". Ellos pensarían: "con el trabajo que nos ha costado meterlo por aquí, colándonos delante de todos, para ver si lo puede curar, y ahora va éste y nos dice que le perdona sus pecados...¡cúralo y luego hablamos del gobierno...!"
Jesús, nos da una lección a todos, por que, a primera vista, a todos se nos ocurre pensar lo mismo. Jesús no es un simple curandero, que sana a la gente para aumentar su fama o para cobrar más. No, Él viene a anunciar una nueva forma de entender las cosas, una nueva filosofía de vida en la cual da igual cómo te encuentres de salud , si tu alma está cerca de Dios. Cuando alguien nos perdona, a pesar de nuestros fallos, nos sentimos amados y agradecidos. Eso hace que se nos quite un peso de encima en la relación con el otro, nos desbloquea, nos moviliza y da un horizonte mucho más atractivo y llevadero a nuestro vivir. Pues cuánto más con Dios, si llegásemos a valorar la misericordia y el Amor de Dios con nosotros, nos haría adquirir una libertad única en la cual aprovecharíamos toda la alegría existente tanto en la precariedad como en la plenitud del momento presente. Pues adelante, sabiendo que Dios nos ama, nos perdona, no importa qué nos pase, dónde ni cuándo nos encontremos, la fe nos debe ayudar a no quedarnos paralíticos y atontados.


WebJCP | Abril 2007