LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: III Domingo de Adviento (Jn 1,6-8.19-28) - Ciclo B: ¿RAZONES PARA ESTAR ALEGRES?
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

viernes, 9 de diciembre de 2011

III Domingo de Adviento (Jn 1,6-8.19-28) - Ciclo B: ¿RAZONES PARA ESTAR ALEGRES?



¿Sirve de algo preocuparse cuando, algunas cosas, ya no tienen solución? ¿Es posible vivir con alegría verdadera en un mundo que, un día y otro también, nos salpica con preocupaciones, problemas, inquietudes u horizontes un tanto oscuros?

1.- Los cristianos tenemos muchos motivos para estar alegres. La más importante es que, el Señor, está con nosotros. En los aledaños de la Navidad, sentimos que nuestras fuerzas son mayores que toda la problemática que nos rodea. ¿Estará el Señor de nuestra parte? ¿No se habrá desentendido de nosotros?

Interrogantes que, en este tercer domingo de adviento, merecen una respuesta: nuestra alegría no depende de sensaciones externas (más bien estas la condicionan) sino de una fuente misteriosa y a la vez cercana. Brota de Aquel que, Juan Bautista, señala con su dedo y que el mundo ignora porque, entre otras cosas pretender sustituirle, marginarle o erigirse como “dios” de nuestras conciencias. Es, Jesús, la fuente y la causa de nuestra alegría auténtica, sana y verdadera.

¿Acaso no es satisfacción pasajera la que da una fortuna, un premio, un record deportivo, el éxito o la fama? ¿No son estos, por el contrario, trampolines de decepciones o contrariedad? Hoy, muchas personas, no van buscando en nuestra tierra el prestigio o el dinero, aunque nos parezca imposible, cada vez buscan alguien que les ame, alguien que les devuelva la alegría de vivir.

2.- Es aquí, en la alegría de vivir, donde los cristianos podemos intervenir en nuestra peculiar orquesta. Donde podemos ser, no protagonistas de esa alegría (pues lo es Jesús), pero sí canales por los que continuemos contagiando a nuestro mundo un poco de luz frente a espesos nubarrones, un poco de humor ante tantas caras largas o un poco de fe donde asoma y se cuece la incredulidad.

¿Y dónde conseguir la luz, el humor y la fe? Ni más ni menos que mirando a Cristo. Todo se lo debemos a Él y, muchos de los dramas que estamos padeciendo (a nivel social, cultural, familiar, personal, eclesial….) se deben a que, en muchos momentos, nos hemos apartado de esa fuente de alegría y de luz verdadera que es Jesús. ¿O acaso muchos de los problemas que nos encadenan no se han dado porque, nuestros ojos, han dejado de orientarse hacia la Verdad y los hemos dirigido egoístamente a nuestros grandes castillos construidos sobre pequeñas mentiras?

3.- El niño, cuando ve a su madre, siente una indescriptible pero sonora alegría. El enamorado, cuando divisa a su amada, se siente el más feliz de los hombres. El sacerdote, cuando eleva el Cuerpo y la Sangre del Señor, es incapaz de expresar su emoción sacerdotal. Los ángeles, en la Noche de Navidad, armonizarán sus voces y sus instrumentos para proclamar que, Dios, se ha hecho humanidad.

¿Queremos recuperar la alegría? ¿Queremos que nuestros rostros vuelvan a brillar con gozo santo, auténtico y verdadero? Ya sabemos dónde está y donde tenemos la razón: ¡JESÚS NOS ESPERA! ¡JESÚS NOS LA PUEDE DAR! ¡Vayamos hacia la Navidad! ¡Jesús tiene alegría para todo el mundo! ¿La sabremos aceptar?

4.- A TI, SEÑOR, YO QUIERO TENER Y ESPERAR

Porque, eres causa de mi alegría y júbilo

cuando te tengo entre mis manos,

o al sentirte, al buscarte, en mi soledad.

Razón de mi esperanza, al estar cerca de Ti

y, desconcierto o abandono,

cuando me empeño en vivir solo para mí

A TI, SEÑOR, YO QUIERO TENER Y ESPERAR

Frente a la tristeza,

eres siempre aurora de buenas noticias

Frente a la desesperanza

ofreces palabras de aliento y ánimo

Frente a la desilusión por lo que vemos

me invitas a dirigir mis ojos hacia el cielo

A TI, SEÑOR, YO QUIERO TENER Y ESPERAR

El mundo necesita una melodía de paz

música de alegría eterna

acordes de concordia y perdón

sonidos de hermandad y de alegrías verdaderas

Por eso mismo, Señor, te quiero

Eres el único capaz de impregnar al mundo

con un poco de tu gracia eterna y divina

Eres el secreto que, al desvelarse en Navidad,

viene hacerse hombre para podernos salvar

Eres antorcha de un nuevo día

Luz que ilumina el horizonte del mañana

Promesas que, por fin,

veremos fielmente cumplidas y humildes en un pesebre

Carne, como nuestra carne pero sin pecado,

que devolverá la sonrisa y el gozo

a un mundo que, por tener tanto,

ha dejado lo esencial por el camino.

¡A TI, SEÑOR, YO QUIERO TENER Y ESPERAR!

Sabemos, oh Señor,

que la tristeza, el llanto, la amargura

sólo lo podremos curar viviendo en Ti y para Ti.


WebJCP | Abril 2007