LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: La misión evangelizadora: Otro modo de de ser y estar “indignado/a”
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

martes, 22 de noviembre de 2011

La misión evangelizadora: Otro modo de de ser y estar “indignado/a”


Publicado por Antena Misionera

Pablo de Tarso afirma que la caridad de Cristo nos apremia (cf 2Cor 5,14). La “indignación”, tan de moda y en cierta manera tan urgente puede entenderse como un fuerte apremio que empuja a buscar que la voluntad de Dios se cumpla, porque nos va en ello todo. ¡La vida! El encuentro con la misión personal, con la llamada-envío que Dios tiene reservada para María, y con ella para cada creyente comprometido/a, se convierte en una manera distinta de mirar la realidad y en una necesidad imperiosa de actuar y de compartir el don descubierto: “El Todopoderoso ha hecho conmigo cosas grandes…

“Su misericordia de generación en generación”. ¡Dios actuando misericordiosamente en mí y en la historia…! La ceguera colectiva ante este don divino llena de sana indignación. Y de alegría compartida, cuando se le reconoce (cf Lc 1,39-55). Así, con gozo y con premura, y también con cierta indignación, realiza el mismo Jesús la misión recibida del Padre: “¡He venido a traer fuego al mundo y cuanto desearía que ya estuviera ardiendo!” exclama, a modo de inesperado desahogo ante sus seguidores. La fuerza del Espíritu “empuja” a Jesús en su actuar misionero: desde la acampada “entre nosotros” y en el desierto de Judea en el que consolida su adhesión personal al Dios único y verdadero, hasta el momento de la ratificación de su proyecto de vida en la cruz, pasando por la evangelización de los pueblos y la sanación de las gentes que encuentra en su camino, desde Galilea a Jerusalén.

La premura del compartir la grandeza de Dios frente a la inmensa banalidad del mundo, el deseo irresistible de mostrar su actuar liberador frente a las muchas opresiones que el sistema, o los sistemas político-financieros nos procuran, es otra manera de ser y de estar indignados. Siempre lo ha sido. En este movimiento inaugurado en la historia por María, la joven nazarena, están todos los hombres y mujeres llamados/as a ser hoy profetas de un Reino que “no es de este mundo” pero sigue gestándose en él; creyentes que viven con pasión (ternura e indignación conjugadas) los sufrimientos y las esperanzas que forjan los entresijos de la historia. Ellos y ellas, misioneros del Evangelio, nunca dejarán de ser humildes engrandecidos por Dios y grandes humillados por los dioses del mundo; personas dispuestas siempre a dar gratuitamente todo lo que son y todo lo que tienen, porque el dolor de los seres humanos, y de la entera creación, los/las “indigna”…, pero de otro modo: al modo poco reconocido y nada mediático del Maestro de Nazaret. Para programa de vida “indignada”, el de Jesucristo.

Trinidad León Martín *
*Mercedaria de la Caridad,
Profesora de la Facultad de Teología de Granada


WebJCP | Abril 2007