LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Evangelio Misionero del Día: 02 de Noviembre de 2011 - Todos los Fieles Difuntos (Conmemoración)
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

martes, 1 de noviembre de 2011

Evangelio Misionero del Día: 02 de Noviembre de 2011 - Todos los Fieles Difuntos (Conmemoración)


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 24, 1-8

El primer día de la semana, al amanecer, las mujeres fueron al sepulcro con los perfumes que habían preparado. Ellas encontraron removida la piedra del sepulcro y entraron, pero no hallaron el cuerpo del Señor Jesús.
Mientras estaban desconcertadas a causa de esto, se les aparecieron dos hombres con vestiduras deslumbrantes. Como las mujeres, llenas de temor, no se atrevían a levantar la vista del suelo, ellos les preguntaron: «¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado. Recuerden lo que El les decía cuando aún estaba en Galilea: "Es necesario que el Hijo del hombre sea entregado en manos de los pecadores, que sea crucificado y que resucite al tercer día"». Y las mujeres recordaron sus palabras.

Compartiendo la Palabra
Por Fernando Prado, cmf

Somos hombres y mujeres creyentes. En lo más profundo de nuestro corazón habita una confianza: Dios es nuestro futuro y su corazón el lugar donde ya viven aquellos a quienes amamos en vida y nos dejaron. Ellos viven ya junto a Dios y, por la fe, esperamos eso mismo para nosotros: vivir para siempre junto a Dios. Y es que Dios ¡es un Dios de vivos!
Hoy nos acercamos a ese misterio de la vida por el que, a sabiendas que la vida terrena tiene un final y que nuestros cuerpos mortales acabarán en los cementerios, confiamos y creemos en que nuestro verdadero hogar está y estará siempre junto al Padre. El es nuestro hogar definitivo.
Quien vive con esta confianza hoy reza agradecido. Agradecido a Dios por la vida, por tener la suerte de compartir la historia humana con tantos hombres y mujeres que han vivido antes y vivirán después. Todos ellos son y serán buenos a los ojos de Dios. Aunque a los ojos de los hombres quizá algunos se equivocaron, Dios confió un día en ellos, como confió en nosotros, con la convicción de haber puesto en el corazón humano la fuerza suficiente para querer hacer las cosas lo mejor que pudieron. Y así, queriendo hacer las cosas lo mejor que sabemos y lo mejor que podemos, empeñémonos en seguir construyendo en esta vida ese pedacito de cielo en el que un día nos encontraremos. No por nuestros méritos, evidentemente, sino porque Él lo ha dispuesto así. No porque seamos buenos, sino porque Él es bueno. Esa es nuestra fe.


WebJCP | Abril 2007