LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Evangelio Misionero del Día: 16 de Agosto de 2011 - XX Semana DEL T.O - CICLO A
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

lunes, 15 de agosto de 2011

Evangelio Misionero del Día: 16 de Agosto de 2011 - XX Semana DEL T.O - CICLO A


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo 19, 23-30

Jesús dijo a sus discípulos: «Les aseguro que difícilmente un rico entrará en el Reino de los Cielos. Sí, les repito, es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de los Cielos».
Los discípulos quedaron muy sorprendidos al oír esto y dije- ron: «Entonces, ¿quién podrá salvarse? »
Jesús, fijando en ellos su mirada, les dijo: «Para los hombres esto es imposible, pero para Dios todo es posible».
Pedro, tomando la palabra, dijo: «Tú sabes que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido. ¿Qué nos tocará a nosotros?»
Jesús les respondió: «Les aseguro que en la regeneración del mundo, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono de gloria, ustedes, que me han seguido, también se sentarán en doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel. Y el que a causa de mi Nombre deje casa, hermanos o hermanas, padre, madre, hijos o campos, recibirá cien veces más y obtendrá como herencia la Vida eterna.
Muchos de los primeros serán los últimos, y muchos de los últimos serán los primeros».

Compartiendo la Palabra
Por Manolo Tamargo, cmf

Queridos amigos y amigas:

Estoy un poco preocupado, porque aunque yo no he dejado “casa, hermanos o hermanas, padre o madre” para predicar el Evangelio me da la sensación de que esto no es solo para curas y monjas. Debe de haber algún “truco” en esto, porque si fuera fácil todo el mundo se iría de casa para tener garantizada la salvación.

Sí, pero entonces ¿cómo se entiende eso de “dejarlo todo”? Vamos a ver cómo sigue la lectura.

Dice algo de últimos y primeros. Eso ¿a qué viene? Supongo que se refiere a no buscar siempre lo mejor, a no aferrarse a las cosas que nos producen prestigio o una situación privilegiada. O sea, estar dispuesto a renunciar a algunas comodidades si creemos que Jesús así nos lo pide. Eso es: “estar dispuestos a renunciar”. Acabas de dar en la clave. Seguro que eso de dejar a la familia significa que debemos estar dispuestos a renunciar “incluso” a la familia si vemos que Dios nos lo pide. Pero no que todos debemos quedarnos sin familia. Menudo futuro para la humanidad…

Estar dispuestos a renunciar… Sí, pero ya dicen los psicólogos que eso de “estar dispuesto” nunca será verdad si no se va traduciendo en pequeños gestos; en este caso en pequeños gestos de renuncia. O sea, que esta lectura de hoy nos invita a ir renunciando a algunas cosas en favor de Jesús. O en favor de los demás, que son más visibles y viene a ser lo mismo.


WebJCP | Abril 2007