LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: No somos tan distintos como pensabamos
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

martes, 10 de mayo de 2011

No somos tan distintos como pensabamos

Publicado por Antena Misionera

Vivimos en un mundo cada vez más difícil de entender. La velocidad de las informaciones que nos llegan no nos dan tiempo a pensar, a crear una opinión propia.
Asumimos la opinión de otros, por afinidad afectiva o ideológica. No nos dan tiempo para pensar lo que pasa en nuestro mundo. Nos convierten en espectadores.


Leía hace unos días una frase de Dolores Aleixandre que en pocas palabras era capaz de resumir el drama de nuestro mundo, decía así: “vivimos en un mundo que se divide entre los que comen y los que son comidos”. La frase es dura, pero no deja de reflejar una situación real.
Los países ricos hemos vivido a base en engullir las riquezas naturales, a las personas con formación profesional y a la mano de obra barata de los países pobres. A cambio les dábamos unas migajas de pan para que no protestaran mucho y numerosas armas para que crearan sus conflictos. De todo ello salíamos ganando y de paso nos dejaban tranquilos.

El abismo entre países pobres y países ricos ha ido creciendo y me temo que seguirá haciéndolo. Pero los hechos –desgraciadamente dolorosos- nos llevan a replantear la relación mundial.

El drama de Japón nos ha venido a recordar que no somos tan distintos, que la riqueza no nos deja al margen del sufrimiento, la muerte y el dolor.

El sistema de crecimiento que hemos creado puede derrumbarse de la noche a la mañana, de forma no esperada, haciendo temblar no sólo la tierra, sino también las bases de nuestro desarrollo.

Intentamos crecer y vivir mejor llevando a la naturaleza a puntos extremos. Y la naturaleza reacciona.

En este caso la Madre Naturaleza ha reaccionado con terremotos y Tsunamis devastadores. Se llevaban por delante no sólo lo que habíamos construido o creado, sino también un impresionante número de vidas humanas.

Pero también reaccionó la “Suegra Tecnología” y empezaron las explosiones de las centrales nucleares cuyas consecuencias siguen siendo imprevisible a la hora es escribir estas líneas.
La acción de la Naturaleza escapa a nuestras manos, la reacción de la Tecnología –que sin duda tendrá otros efectos a más largo plazo- es fruto de nuestro afán por aumentar el grado de bienestar de nuestras sociedades hasta límites inimaginables.

Caímos en la tentación de no pensar que todo tiene su precio y en algún momento la realidad nos pasaría su factura.

Hemos querido crear un mundo a dos velocidades. Había que retrasar el desarrollo de los pobres para acelerar el desarrollo de los ricos. Pueblos pobres y pueblos ricos son como dos “placas tectónicas” que en determinados chocan y, como en Japón provocan destrucción.

¿Seguiremos creando un mundo de muerte y destrucción? La única solución está en crear un mundo solidario donde cada día haya menos dolor, menos sufrimiento, menos muertes prematuras.

No estaría de más revisar nuestro modelo y ritmo de desarrollo… y hacer que sea más humano para todos los pueblos de la tierra. Corremos el riesgo de que la Naturaleza y la Tecnología nos coman a todos.


J. Altavista


WebJCP | Abril 2007