LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Los ojos abiertos
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

jueves, 12 de mayo de 2011

Los ojos abiertos

Hay quien se despierta cada día y no logra abrir los ojos más que para sí mismo. El sol parece no brillar, ni se entera porque ni mira por la ventana de si el tiempo es bueno o malo. No existe más mundo que el suyo propio, sólo ve cuanto le pertenece o le afecta directamente.

No puede captar cuanto se mueve a su alrededor, no puede verlo, ni captarlo, ni conocerlo o admirarlo y mucho menos amarlo, porque sus ojos se mantienen cerrados, como temiendo aquello que le pueda llegar, cuanto pueda ver.
La experiencia de la vida es tan limitada y pobre que sólo pueden ver cuanto a ellos les ocurre, y sólo esto es importante. El mundo es completamente subjetivo, no pueden captar las emociones y las alegrías o penas de los demás, porque solamente les importa aquello que a ellos les ocurre.
Son personas que viven desgraciadas porque tienen la impresión de que son los únicos que trabajan, se cansan, piensan, ríen, lloran o gozan de la vida. A los demás no les ocurre nunca nada, creen que nada les preocupa, ignoran también aquello que les hace gozar.
Es una actitud egoísta, y a veces egolátrica que les lleva a no saber reconocer la obra creadora de Dios que es tan amplia y hermosa. El egoísmo, del que algunos quizás no son ni conscientes les lleva a pensar y a vivir como si sólo existiese su mundo, como si los demás no tuvieran ni sentimientos ni deseos o ideas.
Tener los ojos abiertos es una gracia que el Señor nos regala para que aprendamos a contemplar todo cuanto él ha creado y seamos cada vez más conscientes de su amor para con los hombres.

Texto: Hna. Carmen Solé.
Publicado por Mi Vocación


WebJCP | Abril 2007