LUGAR DE ENCUENTRO DE LOS MISIONEROS DE TODO EL MUNDO
MISIONEROS EN CAMINO: Evangelio Misionero del Día: 16 de Mayo de 2011 - Cuarta Semana de Pascua - Ciclo A
NO DEJES DE VISITAR
www.caminomisionero.blogspot.com
El blog donde encontrarás abundante material para orar y meditar sobre la liturgia del Domingo. Reflexiones teológicas y filosóficas. Videos y música para meditar. Artículos y pensamientos de los grandes guías de nuestra Iglesia y Noticias sobre todo lo que acontece en toda la vida eclesial
Fireworks Text - http://www.fireworkstext.com
BREVE COMENTARIO, REFLEXIÓN U ORACIÓN CON EL EVANGELIO DEL DÍA, DESDE LA VIVENCIA MISIONERA
SI DESEAS RECIBIR EL EVANGELIO MISIONERO DEL DÍA EN TU MAIL, DEBES SUSCRIBIRTE EN EL RECUADRO HABILITADO EN LA COLUMNA DE LA DERECHA

domingo, 15 de mayo de 2011

Evangelio Misionero del Día: 16 de Mayo de 2011 - Cuarta Semana de Pascua - Ciclo A

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 10, 11-18

Jesús dijo a los fariseos:
Yo soy el buen Pastor.
El buen Pastor da su vida por las ovejas.
El asalariado, en cambio, que no es el pastor
y al que no pertenecen las ovejas,
cuando ve venir al lobo
las abandona y huye,
y el lobo las arrebata y las dispersa.
Como es asalariado,
no se preocupa por las ovejas.

Yo soy el buen Pastor:
conozco a mis ovejas,
y mis ovejas me conocen a mí
-como el Padre me conoce a mí
y Yo conozco al Padre-
y doy mi vida por las ovejas.

Tengo, además, otras ovejas
que no son de este corral
y a las que debo también conducir:
ellas oirán mi voz,
y así habrá un solo rebaño
y un solo Pastor.

El Padre me ama
porque Yo doy mi vida
para recobrarla.
Nadie me la quita,
sino que la doy por mí mismo.
Tengo el poder de darla
y de recobrarla:
éste es el mandato que recibí de mi Padre.


“Levántate, Pedro, mata y come”

Los cristianos de hoy, como los de cualquier época, entendemos lo difícil que es dejar ciertas tradiciones, ciertos comportamientos que creemos adecuados… y empezar a vivir otros. Era lo que les pasaba a algunos judíos que abrazaban seguir a Jesús. Les costaba mucho abandonar, entre otras cosas, la circuncisión y su visión de alimentos puros e impuros. La primera lectura nos relata cómo San Pedro, después de dudas y un gran esfuerzo y con una ayuda especial de Dios, logró desprenderse de esas practicas tradicionales.

Este episodio nos debe llevar a reflexionar a nosotros, con limpieza de corazón, sobre nuestra conducta cristiana, sobre lo que en nuestro seguir a Jesús damos mucha importancia, menos importancia, poca importancia… y si somos capaces de desprendernos de ciertas actitudes o prácticas que, con la ayuda de Dios y de nuestros hermanos, caemos en la cuenta que tienen poco o nada de cristianas. En este intento de esclarecimiento, recordemos dos palabras de Jesús: “Buscad, pues, primero el Reino y su justicia, y todo eso se os dará por añadidura”. “Marta, Marta, tú te inquietas y te turbas por muchas cosas, pero pocas son necesarias, o más bien una sola”.

“El buen pastor da la vida por las ovejas”

El resumen del mensaje de Jesús es decirnos, de todas las maneras posibles, que Dios nos ama y que él también nos ama. Su vida, muerte y resurrección es la expresión máxima de que nos ha “amado hasta el extremo”. Los días pasados de Semana Santa, como colofón a su trayecto vital, le vimos entregar su vida por nosotros en la cruz, le vimos lavarnos los pies, le vimos inventado la eucaristía para quedarse siempre con nosotros… todo lo hizo pensando en nosotros.

En el evangelio de hoy, con una imagen propia de la sociedad agrícola de entonces y que hoy se va perdiendo, nos recuerda, a través de declararse el Buen Pastor, lo mucho que nos quiere: “da la vida por su ovejas”, no abandona a sus ovejas en los peligros, cuando viene el lobo, conoce a las ovejas y las ovejas le conocen a él… quiere que su amor llegue a las ovejas que están fuera de su redil y por eso sale a buscarlas… Todo para decirnos lo mucho que nos quiere. Ojalá aceptemos tanto amor.

Fray Manuel Santos Sánchez
La Virgen del Camino


WebJCP | Abril 2007